no le saca la vuelta a la ley

PUCP: ¿La maravilla creada por Dios?

Publicado: 2012-04-15

Por Katherine Sarmiento

El 28 de febrero de este año, la universidad dio inicio a su campaña institucional “Somos PUCP, seámoslo siempre”. Expresión de esta fue el conjunto de paneles colocados a las afueras del campus con el nombre de campaña en diversos diseños, así también lo fue la diversidad de virales audiovisuales que nos recordaban nuestra pertenencia a esta prestigiosa universidad, cuna de conocimiento, ingenio, creatividad y un montón de palabras bonitas. Llama la atención el gran de afán de esta campaña por consolidar la construcción de una identidad en torno a la institución universitaria. Es cierto que como estudiantes, profesores y trabajadores, somos parte de esta casa de estudios, constituimos una comunidad, nos desenvolvemos dentro de ella día a día. No me opongo a la idea, es más, creo que nunca deberíamos dejar de tenerla en cuenta. No solo cuando se trata de defender la autonomía.

Sin embargo, a la par que esta campaña recoge dicho sentir, también tiene un tufillo al típico discurso de pintarnos la “universidad perfecta”. Esa donde conviven todas las posturas teóricas, ideológicas, políticas, donde se genera conocimiento 100% libre y crítico, donde los profesores dictan en absoluta libertad de cátedra y donde se puede hablar de todos los temas habidos y por haber. Y hay que resaltar que esta campaña no es la primera (ni supongo que la última) en pintar este mundo de amor, paz y felicidad. Basta recordar las palabras del rector Marcial Rubio en su masiva charla en el polideportivo realizada en agosto del año pasado:

“Trabajemos bien, seamos una universidad hoy mejor que ayer y mantengamos presente que nuestra principal tarea es servir al Perú, al catolicismo y a la verdad. Sigamos haciéndolo, dentro de un espíritu de universidad que se inspira en valores católicos, pero que a la vez es plural. No nos asustemos. Vamos a defender la Universidad porque creemos en ella.”[1]

Mientras tanto, del lado de la Iglesia, los voceros salen a decir que somos propiedad de la institución eclesiástica, como si todo fuera una pelea de niños por la propiedad del juguete más bonito. Todo esto me lleva a cuestionarme algo: ¿qué hay detrás de este discurso? ¿Qué tan inocente es la estrategia de pintarnos como una universidad perfecta?

La comunidad PUCP es una construcción colectiva. Esto podría sonar mucho a “todos la construimos” y, sí, digamos que esa debería ser la idea: “Somos lo que somos, porque así lo hemos querido y no porque así nos haya fundado la Iglesia Católica”[2]. No obstante, surge la pregunta de si es que esta construcción realmente se da a la perfección en la práctica. La verdad es que sería iluso pensar que lo que ahora es la universidad es producto de la articulación de todos y cada uno de los aportes de los estudiantes, profesores, trabajadores y graduados. En la PUCP, existen posiciones divergentes y ¡qué bien!, pues así cabe la posibilidad de un diálogo entre diversas posturas. Sin embargo, hay algo más allá de eso. Dichas posiciones también entran en constante disputa por posicionarse como discurso oficial. Nuestro espíritu plural conlleva a que se encuentren y dialoguen, pero no podemos asumir que de ese diálogo, surge un discurso oficial que recoge los aportes de todas las partes en absoluta equidad de condiciones.

Lo que actualmente entendemos como PUCP obedece a este fenómeno, a constantes disputas donde finalmente uno que otro discurso se ha ido posicionando mejor en las instancias de gobierno y representación, desde donde ha buscado difundirse como “perfecto”. Y digo que en las instancias de gobierno, porque considero que aún no hemos logrado construir un movimiento de estudiantes, profesores y trabajadores, plenamente informado y organizado, que les haga presión, que consolide poder desde abajo, logrando que el gobierno de la universidad recaiga sobre lo que quiere la comunidad.

La siguiente pregunta viene a ser entonces: ¿Qué somos? Y para eso quisiera recurrir al Artículo 1° de nuestro flamante estatuto: “La Pontificia Universidad Católica del Perú es una comunidad de maestros, alumnos y graduados dedicada a los fines esenciales de una institución universitaria católica: formación académica, humana y cristiana; educación profesional; docencia e investigación teológicas con fidelidad al mensaje cristiano revelado y al magisterio de la Iglesia; reflexión continua, a la luz de la fe católica, sobre el creciente tesoro del saber humano al que trata de ofrecer una contribución con las propias investigaciones; estudio de la realidad nacional para alcanzar una sociedad justa y solidaria; y servicio al pueblo de Dios y a la familia humana en su itinerario hacia el objetivo trascendente que da sentido a la vida”.

El mencionado párrafo recoge tres elementos principalmente: espíritu de comunidad, identidad católica y servicio a la sociedad. Y no es solo el primer artículo. Si uno da una hojeada, se da cuenta que dichos elementos están presentes a lo largo de todo el documento. La imagen me recuerda mucho al sector social-cristiano de profesores que -¡oh casualidad! – sigue firme dentro de la composición de la Asamblea Universitaria desde hace ya varios años. Si no es como decano(a) o jefe de departamento, es como representante de profesores. Con sus virtudes,  defectos y limitaciones, es imposible negar que dicho sector se ha posicionado bastante bien.

Tenemos pues una supuesta “maravilla” (como la pintan las actuales autoridades), “creada por Dios” (metáfora latente en el discurso de la Iglesia para justificar el control de la PUCP). Nos dicen que debemos defender nuestra autonomía, asumiendo que la tenemos al 100%. Ciertamente que tener esa idea en la cabeza nos limita a seguir creciendo, avanzando en el camino hacia una universidad más libre, justa y democrática. Y por más cliché que suene, la frase recoge tres valores fundamentales: libertad (donde realmente se pueda ser, pensar, investigar, dialogar sobre todos los temas, sin límites ni restricciones); justicia (una universidad abierta a todos los sectores socioeconómicos, con igual trato para todos y todas); y democracia (donde la comunidad tenga poder efectivo de decidir sobre su propio destino). Valores que si bien orientan la vida de nuestra casa de estudios, aún no han llegado a su máxima expresión. No niego que hayamos avanzado bastante, pero aun nos falta mucho por recorrer. No podemos detenernos y mucho menos retroceder.

Si queremos defender esta universidad, defendamos el camino que hemos construido, defendamos el ideal de autonomía. Si tenemos límites, luchemos por superarlos, jamás pensemos en acostumbrarnos a ellos. Y si para lograrlo, tenemos que romper las cadenas que aún nos oprimen, pues hagámoslo. Parece ser que la lucha por una universidad laica se hace cada vez más necesaria.

[1] http://textos.pucp.edu.pe/pdf/1032.pdf

[2] Porque realmente no nos ha fundado la Iglesia Católica


Escrito por

Acción Crítica

Acción Crítica es una organización política formada en el 2007 por alumnos de la PUCP y hoy día agrupamos a estudiantes de distintas universidades (PUCP, UARM, UNFV) y egresados de las mismas. AC está conformada por jóvenes que compartimos la necesidad de orga


Publicado en

Acción Crítica

¡Luchando por un mundo más justo y solidario!